La clave de la célebre impronta sonora de Marantz

Tiempo de lectura: 5 minutos

 

En Marantz creemos que la música siempre ha jugado un papel fundamental en la manera que la humanidad percibe la realidad por cuanto no sólo oímos los sonidos sino que los sentimos, soñamos con ellos e incluso los vemos. También creemos que la verdadera Alta Fidelidad tiene que ver con la capacidad para reproducir la magia de una interpretación. Se trata de experimentar música tal y como su creador lo concibió, tal y como la banda la interpretó. Partiendo de esta premisa, todos nuestros productos son afinados para que proporcionen el célebre sonido Marantz, caracterizado por un carácter cálido, una escena sonora extensa y profunda con un posicionamiento natural de los instrumentos y una presentación fluida de las voces. En definitiva, ofreciéndole horas y horas de placer de escucha sin provocar fatiga en sus oídos.

¿Un enfoque científico?

De entrada, este tipo de reproducción sonora de alta calidad exige utilizar los mejores componentes. Pero el mero hecho de utilizar los mejores componentes en un producto no garantiza que el mismo reproduzca la música exactamente como lo imaginaron los artistas que la crearon. Para lograr este objetivo, cada elemento de un conjunto debe trabajar en armonía con el resto, debiendo ser todos esos elementos cuidadosamente escuchados para asegurar que trabajan en completa armonía. Al fin y al cabo, estamos tratando con música.

Por lo tanto, la Alta Fidelidad no es sólo un enfoque científico. Uno tiene que pensar sobre cómo conseguir una armonía maravillosa. Lo mismo sucede con el fútbol. Basta con echar un vistazo al FC Barcelona. Tiene los mejores jugadores del mundo, ¿pero acaso gana siempre? No. La armonía o trabajo en equipo es fundamental. Esto es lo que hay que hacer con la Alta Fidelidad y esto es lo que hacemos en Marantz. Y además tanto para nuestros productos básicos como para nuestros productos de referencia.

Encontrando la armonía

Lo que siempre hemos intentado hacer es buscar un equilibrio, desde los graves hasta los agudos. Intentando mantener la misma velocidad de respuesta para las frecuencias bajas, medias y altas. La armonía tiene que ser plana. Para conseguir esto, uno tiene que cambiar y escuchar varios componentes. Por ejemplo, si tenemos transistores que suenan ásperos podemos colocar en el circuito algunos condensadores con un sonido cálido. Se necesita una mezcla de diferentes caracteres, al igual que cuando ponemos seres humanos en un equipo, para obtener esta armonía. Esto es lo que nosotros hacemos con todos nuestros productos. Esta es la singularidad que hace que Marantz sobresalga del resto.

Midiendo la calidad sonora

Evidentemente, tenemos instrumentos de medida electrónicos. Pero dichos instrumentos sólo pueden medir de manera instantánea. Por utilizar un símil, es como si tomáramos fotos fijas de un bailarín: son precisas pero no muestran nada de la dinámica, la velocidad y el ritmo de su movimiento. La música también es dinámica. Su timbre, volumen, tonalidad e intensidad cambian continuamente. Esta es la razón por la que cada vez que trabajamos en un producto medimos su calidad tomando como referencia una pieza de música que conocemos absolutamente desde el momento en que fue grabada. Sólo entonces podemos relacionar el carácter de cada componente como parte de un todo. En Marantz creemos que esta es la manera definitiva para referenciar la calidad de un componente de audio.

¿Qué es lo que hace que un sistema de Alta Fidelidad sea realmente bueno?

A uno le gustaría decir que es tal o cual combinación, buscando en un manual y uniendo determinados elementos entre sí. Pero, en esencia, se trata de cómo los diferentes elementos funcionan juntos, es decir como un único sistema integrado. ¿Por qué fue tan especial cierto grupo fundado en Liverpool en la década de los 60’? ¿Fue la complicidad de los compositores? ¿La personalidad del batería o del guitarra solista? ¿O fue otra cosa? No: fueron todas estas características combinadas y el hecho de que funcionaran como un todo. Lo mismo sucede con los sistemas de Alta Fidelidad: la clave radica en la interacción única de todos los elementos que lo constituyen. Si esta interacción es natural y mutuamente beneficiosa, entonces el resultado será un gran equipo.

Nuestro legado de excelencia técnica significa que podemos crear productos capaces de ofrecer una reproducción sonora de alta precisión. Pero, más importante aún, es nuestro amor por la música y nuestro conocimiento de la reproducción de la misma lo que nos proporciona la capacidad para comunicar el sentido de la escala, el timbre, la tonalidad, la dinámica y la verdadera esencia de una grabación. Es esta pasión lo que nos ayuda a asegurar que cada uno de nuestros productos libere la fuerza, la excitación y la emoción de la música. Because Music Matters.

¿Se ha preguntado alguna vez qué hacen los ingenieros de sonido de Marantz para probar y evaluar cada nuevo producto? Haga clic aquí para conocer los mejores temas musicales para probar la imagen estereofónica.

Categories